jueves, 15 de septiembre de 2016

¡EL AZAR AL RESCATE!

"BLOG DE RELATOS", "RECURSOS CREATIVOS", "GENERADOR DE IDEAS", "DAVID RUBIO SANCHEZ"



   Estás sentado a la mesa, te has puesto los cascos y comienzan las primeras notas de tu música favorita para escribir. Tienes dos horas de maravillosa soledad por delante. Nadie te molesta, estás relajado. Generas un archivo nuevo de Word y colocas los dedos sobre las teclas.

    Pero comienzas a fijar la mirada en el cursor que parpadea a un ritmo hipnotizador. Pasan los minutos. La pantalla permanece blanca y radiante, como el vestido de bodas de una novia no deseada. Los iconos pequeños y coquetos de las redes sociales parecen mirarte desde la barra de herramientas. «Solo unos minutos mientras se me ocurre algo», piensas.


    Los cinco minutos se han convertido en media hora y sientes el gusano del remordimiento en el estómago. No has escrito ni una palabra. Reaccionas. Cierras el ordenador. Te levantas de la silla para buscar algún aperitivo, también has cogido una libreta, o folios, y un bolígrafo. Tus dos horas, esas que habías reservado para escribir, se consumen con rapidez. Notas los dedos grasientos por las patatas chips o el aperitivo que hayas escogido. Decides ducharte, todavía faltan veinte minutos para que se te ocurra algo. Pero cuando vuelves del baño escuchas que la puerta de tu casa se abre. Llega tu familia con su adorable estruendo.

     Y la hoja permanece en blanco.

   ¿Cuántas veces hemos pasado por esto? Derrotados por el dichoso bloqueo creativo. Cuando ese demonio nos posee podemos optar por resignarnos, por asumir que, quizá, lo único que sucede es que no tenemos nada que contar. Puede ser el momento para leer o ver películas a la espera de esas musas ausentes.

   Pero no vamos a rendirnos tan fácil, ¿verdad? El bloqueo creativo, en la mayoría de ocasiones, se genera porque nos sentamos a escribir sin haber dedicado un mínimo tiempo a planificar nuestra historia, esperando que, por arte de magia, la historia surja nada más coger el bolígrafo. Es imprescindible comenzar con una idea en nuestra cabeza. Pero, ¿cómo generar ideas?

   Uno de los recursos más potentes es el llamado BINOMIO FANTÁSTICO. Fue descrito por GIANNI RODARI en su obra GRAMÁTICA DE LA FANTASIA.

   Consiste en buscar, por azar, dos palabras distintas. Deben pertenecer a universos conceptuales distintos (No vale oveja y vaca; sí serviría vaca y reloj) para dejar que el cerebro busque relaciones entre ellas (A nuestro cerebro racional le encanta relacionar cosas, que se lo digan a ilusionistas y vidente). Para que funcione este recurso es aconsejable que las palabras que componen el binomio se hayan encontrado por azar. De esta forma nos aseguramos conseguir parejas de términos sin relación alguna entre sí. Otro consejo es que las palabras tengan un significado concreto, huid de términos abstractos. Para conseguirlas, podemos servirnos del clásico «Dedo ciego en el diccionario». Se trata de coger un diccionario y, sin mirar, abrirlo al azar y elegir la palabra que esté debajo de nuestro dedo. No está mal, pero el orden alfabético puede condicionar un poco la búsqueda.

   En la página www.palabrasque.com, se encuentra un surtidor de palabras aleatorias en toda regla. Basta un par de clics para obtener nuestro binomio fantástico. Os recomiendo esta página, una gozada para todos aquellos adictos a los crucigramas y las palabras.

   ¿Tienes las palabras pero sigues sin tener ideas? Puedes usar las preposiciones para combinarlas entre sí, pueden salir imágenes bien curiosas. Por ejemplo, las palabras vaca-reloj que os mencioné antes pueden ser combinadas así: El reloj de la vaca; Un reloj para la vaca; El reloj bajo la vaca… De esa manera conseguimos que la imaginación despierte buscando explicaciones.

   También podemos crear nuestro propio banco de palabras, conceptos o personajes y dejar que el azar nos muestre un combinación con la que encender la chispa creativa. Además, podemos ejercitar nuestra habilidad en trabajos manuales. Os propongo:

    1. DADOS CREATIVOS. Consiste en elaborar un dado en el que cada cara contenga un dibujo o una palabra. Al lanzarlos, aparecerán combinaciones interesantes. En esta página http://www.toolsforeducators.com/dice/ podemos confeccionar plantillas de dados para imprimirlas y después recortarlas. Está en inglés pero la traducción automática de Google permite entenderlo perfectamente.

    2. LA BARAJA DE PROPP. Todos habréis oído hablar en algún momento de Vladimir Propp. Este lingüista ruso tuvo la paciencia de analizar cientos de cuentos tradicionales rusos. Fue una labor de «deconstrucción» de las tramas, llegando a la conclusión de que, más allá de la pluralidad de historias, todas partían de tan solo treinta y un ingredientes. Él los llamó Funciones de los personajes. Dichas funciones se encuentran recogidas en esta baraja de naipes que os comparto para que podáis descargarla, recortarla, barajarla y combinarla al azar. 

   Una variante al binomio la podemos encontrar con el llamado TRINOMIO FANTÁSTICO que propone Manuel Páez en su obra Manual de técnicas narrativas. Consiste en hacer cuatro columnas en una hoja. En la primera escribimos veinticuatro palabras, las primeras que nos vengan a la cabeza. Emparejamos la primera con la segunda y, al leerlas, la palabra que nos venga a la mente la escribimos en la segunda columna. Después, hacemos lo mismo con el resto de palabras y volvemos a emparejarlas en la tercera columna. Al final, en la cuarta columna nos quedarán tres palabras, nuestro trinomio.

  Con un planteamiento similar a este, la página www.orientacionandujar.es ha confeccionado un archivo de Excel con el que apretando la tecla F9 de nuestro PC la hoja de cálculo selecciona de cada columna un personaje, lugar, palabra, etc, generando así un borrador de la posible historia.

  Como veis, existen varios recursos para intentar escaparnos de las ideas corrientes. Puede que no salgan grandes historias, o puede que sí. Pero recordad que el peor de los relatos es el que no se ha escrito.

  Espero que os haya servido este post y, como siempre, os invito a que comentéis vuestras experiencias en el mundo de la escritura.


¡Saludos tinteros!

30 comentarios:

  1. Gracias por esta interesante aportación. Hay un desliz/error en el enlace de orientacionandujar.es ; se ha colado una tilde en la "o" y da error.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Don! Ya está corregido. Te agradezco mucho la corrección nunca se revisa lo suficiente. Respecto a la tabla de Excel, es un misterio. Al probar el enlace en el borrador funciona. Pero en la entrada da error ¿? De todas formas te pego aquí el enlace para que la puedas descargar.
      http://www.orientacionandujar.es/2012/05/06/generador-de-cuentos-infititos-incluimos-generador-500-ejemplos-y-metodologia/

      ¡Un fuerte abrazo y gracias por hacérmelo saber!

      Eliminar
  2. Saludos David. Nunca me han faltado las ideas a la hora de escribir. Al menos en cuanto a los proyectos personales, se refiere. Me es una lata iniciar algo que no tenga ya en mente, extructurado con puntos y comas (como cuando nos lanzan los retos del taller, porque hay que esperar la consigna) en fín. Lo que sí me pasa es ese "tengo que hacer...", dar vueltas y vueltas. Por eso, siempre trato (no cumplo al 100%, confieso), de arrancar a las 10:00pm a escribir. Es la hora en donde en casa, todos ya han buscado refugiarse en sus habitaciones, a ver TV o descansar. Y yo, amo ese silencio nocturno. Suelo usar un "playlist" de música (preferiblemente épica, aunque escribo "drama") y escribir hasta que el sueño me venza. Hoy es jueves, y hoy tocaba trabajar en el blog; (Te invito a buscar esa entrada: POV) pero también ya son pasadas las diez... debería darle unas horitas a la escritura.
    A veces, no escribo nada; pero todos los días con un lector electrónico escucho lo que hace semanas escribí, cuando ya me he alejado del texto, para notar las inconsistencias, errores de dedo y erratas repetitivas que a veces comentemos, al escribir a velocidad de 600ppm (já, quisiera, llego solo a 245ppm)
    He disfrutado tu entrada y me fue imposible leerla sin comentartelo.
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar y compartir cómo te ambientas para escribir. Veo que coincidimos, yo también escucho música épica, más bien bandas sonoras. La máquina del tiempo, Star Trek, todas las de Hans Zimmer, Los niños del coro... Procuro adecuar la música al tono que quiero dar al relato.
      ¡Ah! Buscaré esa entrada en tu blog.
      Gracias por comentar, es lo que da sentido a todo esto, y anima pensar que el tiempo que se dedica tiene alguien "ahí fuera" que lo considera útil.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  3. Te felicito, amigo David, por tomar en cuenta ese incómodo instante, cuando las musas se resisten a visitarnos, algo que conozco. Sin embargo desconocía toda esta amplia gama de recursos y consejos que de forma tan práctica nos compartes.
    Cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El único relato malo es el que no se ha escrito. Son cositas para que nuestro cerebro se mantenga despierto. Cada día no podemos tener una idea brillante, pero al menos podemos esforzarnos en imaginar.
      Gracias por comentar y compartir, Estrella. Da mucha fuerza para continuar.
      Saludos!!!

      Eliminar
  4. Gran trabajo David, yo tengo un problema, o tres, son tres historias diferentes, que se han colapsado en tres agujeros negros. Las tres historias me atraen, pero soy incapaz de desarrollarlas. Para todas me documento esperando esa odiosa inspiración. Espero no tener que usar tu método binómico astronómico, y sí buscar el tiempo de donde no sobra. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pepe, por comentar. Eres muy capaz de desarrollarla. Yo tengo unas cuantas así, esperando su momento. ¿Has probado utilizar alguna idea que tengas apuntada para otra historia y ver cómo quedaría en alguna de esas tres? ¿Alguna de esas tres podría unirse a las otras? Leí, y comparto, que en ocasiones utilizar desarrollos esbozados para otra historia pueden ser útiles en otros relatos para los que no habías pensado? En mi caso, hacía tiempo que tenía en la cabeza la imagen de un cadáver perfectamente destripado en sus órganos, como una exposición de lo que nos conforma. No sabía cómo desarrollar la historia. Hasta que escribiendo relatos para mi libro Los demonios exteriores, que va de extraterrestres, conseguí en un contexto distinto darle forma. Saludos!!!

      Eliminar
  5. ¡Yo hacía lo del diccionario! Parecen buenos los recursos que describes. Intentaré ponerlos en práctica, a ver qué tal me va. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para alguien tan creativa como tú, seguro que te hace falta muy poco para conseguir una idea fantástica. Un abrazo!!!

      Eliminar
  6. Esa página en blanco... no te preocupes,... ya la rellenarás. Por cierto sabes que mis amigos no me quieren contar nada?,... dicen que todo me vale para escribir historias, jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces, cámbiate de amigos... je, je, je. Eso es porque ya tienes el oído preparado y la mente despierta. Gracias por pasar. Saludos!!!

      Eliminar
  7. Muy bueno el artículo, David. En mi caso, para huir del bloqueo, siempre intento dejar de escribir cuando aún tengo algo que contar; así, al día siguiente, tengo por donde seguir, es cuestión de tirar del hilo de Ariadna. Un saludo y buen blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno! Lo pondré en practica, normalmente lo dejo cuando ya estoy exprimido, pero tu sistema es muy interesante. Gracias por compartirlo y comentar. Saludos!!!

      Eliminar
  8. A veces las ideas se nos ocurren rápido sobre la marcha. Y otras no salen ni las palabras. Cuando voy en tren, en bus observo y me fijo , a veces en mi cabeza va la idea. En casa la desarrollo. Pero es bueno llevar una libreta o un papel para cuando esto ocurra. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi caso, utilizo esos trayectos para hacer esquemas de historias, garabatos para que cuando me ponga a escribir ya sepa hacia dónde voy. Un abrazo de vuelta Carmen. Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  9. Hola, David.

    A mí las ideas me surgen de forma muy dispar. A veces es una imagen, otras una canción, puede ser una noticia que me impacta, o un sentimiento determinado. También puede venir a mí mientras
    estoy haciendo cualquier tarea, o en la ducha, y en esas raras ocasiones la historia la veo completa
    como si los personajes me la contasen; otras veces, cuando se trata de un sentimiento o de una noticia que me impacta, busco información relacionada sobre el tema, me documento, buceo, salgo a dar un paseo y dejo que germine... y en otras simplemente es una frase lo que tengo y me siento a ciegas sin saber adónde llegará mi historia ( la mayoría de ocasiones) lo de los disparadores creativos me funcionan más los de contenido ( que la acción transcurra en un sitio concreto, etc...) que los de las palabras, pero estés también son una fórmula a tener en cuenta.

    Buen artículo. Un gran abrazo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir como se incuban tus historias, Manoli. Y dada la calidad de tus textos ¡no cambies de método! Un abrazo

      Eliminar
  10. Buenas David.
    En mi caso no sufro de bloqueo. Cierto que a veces comienzo una historia y pasan varios meses hasta que logro el enfoque que más me interesa, pero eso no es bloqueo sino una manera de trabajar. Supongo que si algún día siento un bloqueo semejante lo que haré será recuperar esos libros que son los que me han llevado a escribir y releerlos. Si hay algo más que escribir, tarde o temprano saldrá. Desde luego que las musas te pillarán siempre trabajando.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rubén. Es una gozada cómo cada autor expone su manera de trabajar. Saludos!!!

      Eliminar
  11. Estupenda e ilustrativa entrada. ¿Quién no ha experimentado el síndrome de la hoja en blanco? Aunque digan que la inspiración te tiene que hallar escribiendo (cosa en parte cierta), a veces las ideas no fluyen como uno quisiera, mientras que en otras ocasiones fluyen a raudales. El estado anímico tiene mucho que ver.
    Lo de tener preconcebida una idea antes de ponerse uno a escribir está bien pero yo, a veces, me siento y empiezo a escribir sin saber qué va a salir y, poco a poco, se va formando una historia que debo modificar, eso sí, continuamente, hasta que se va formando la definitiva.
    En un taller de escritura al que asistí durante dos años, practicamos algunos de esos métodos que describes. Generalmente eran de tres a cinco palabras, elegidas al azar, las que debían acabar conformando un relato. En otras ocasiones eran imágenes, postales que se repartían entre los alumnos, las que debían inspirarnos.
    Me ha encantado entrar en tu blog. Seguiré visitándote.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Josep. Como a los anteriores autores, es un privilegio que comentéis los métodos de cada uno. Así, entre nosotros, menos en una ocasión, jamás he utilizado estos disparadores. En mi caso, cuando me plantan delante tres palabras o una premisa para el relato, se me funden los plomos. Siempre empiezo cuando se me ocurre un final, y entonces comienzo a dibujar un esquema. Muchas gracias por pasar, Josep.

      Eliminar
  12. Hola David: Interesante todo lo que nos cuentas para que nuestras musas se pongan a trabajar. En mi caso suelo recurrir a buscar en un libro cualquiera una frase o palabra y a partir de ella tratar de sacar algo de provecho , aunque no siempre logro algo interesante. Otras veces sencillamente escribo lo que me viene a la cabeza y lo dejo para en otro momento ver si puedo aprovecharlo para crear,Todos tenemos nuestros trucos para conseguir poner a trabajar a las musas.
    Tomo nota de tus sugerencias que siempre vienen bien cualquier ayuda en estos casos.
    Besos David y gracias por compartir toda esta información.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Puri. Lo mejor de la entrada, sin duda, es comprobar como cada autor comparte su proceso creativo. Un fuerte abrazo!!!

      Eliminar
  13. pedazo de blog, me siento chiquitita chiquitita . me encanta, enhorabuena genio, por cierto daré una vueltecita por esta tu casa con tu permiso.
    Otra cosita gracias por la información de los concursos de relatos, a lo mejor hasta me atrevo a participar en alguno.
    Un saludo, y gracias por compartir tu arte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco tus palabras. No sabes cómo me animan para intentar hacer un blog que pueda resultar de interés. Por supuesto que puedes pasar las veces que quieras por esta tu casa.
      ¡Ah! Muchísima suerte si te animas a participar en alguno de ellos. Saludos!!

      Eliminar
  14. ¡Hola! Interesante esto del azar, la verdad es que y lo utilice en alguna ocasión para un reto que tenía que elegir palabras que figurasen y no tenía idea de cómo, fue cuando descubrí estas cosas. Los retos y las iniciativas de escritura son una buena forma de sacar adelante las ideas, que esto de tener un tema determinado para hacer algo o extensión, etc., etc., es un buen ejercicio para aprovechar las ideas o para utilizar algunas que de otra manera, jamás se nos hubiesen pasado por la cabeza.

    Con la hoja en blanco... jamás peleo en la computadora. Soy de las que ama el papel y ya cuando llego a la pc, es porque al menos, ya llevo algo escrito para pasar en limpio, pero sé que mi concentración no tiene nada que envidiarle a Dory como para tentarme con la computadora o el internet XD mejor, cortar por la sano e ir a lo seguro.

    Me gustó lo de la hoja de Excel, suena divertido ver qué sale, así que lo intentantaré.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Roxana. Eso que comentas es muy acertado. Plantarte frente a la hoja en blanco sin nada que contar es terrible, como dices es mejor cogerse un folio y empezar a emborronarlo con nombres, situaciones, flechas, esquemas para que cuando tengamos que darle forma de relato no nos encontremos "en blanco". Esto que recojo aquí es un divertimento del que si te soy sincero nunca he sacado nada en claro. En mi caso necesito un final solo cuando lo tengo puedo escribir. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  15. Hola, David!! Me siento como niña con juguete nuevo. Ya estoy jugando con el generador aleatorio y con el generador de cuentos infinito. Es más, creo que voy a ampliar las opciones para generar más combinaciones, solo hace falta ampliar el rango de la fórmula para que las tome y listo.
    Como siempre me saco el sombrero ante tus propuestas, ya que aunque no nos sobrevenga el terror a la hoja en blanco, siempre debe haber espacio para el juego y con esto vaya si la hay.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mirna. Como dices la idea es jugar, como cuando de niños cogíamos nuestros muñecos y montábamos historias con ellos. Estos disparadores pueden ser útiles porque en ocasiones arrastramos nuestros propios temas hasta agotarlos, el azar consigue sacarnos de la zona de confort o de nuestros esquemas. Un abrazo y excelente idea la de ampliar las opciones.

      Eliminar

Deja tu huella en el blog con un comentario. Y si te ha gustado puedes compartirlo en tu espacio social utilizando los botones sociales que aparecen a tu izquierda. ¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LO + VISTO ESTA SEMANA